La irresistible seducción de un engaño perfecto

NUEVE REINAS, DE FABIÁN BIELINSKI

La irresistible seducción de un engaño perfecto

Por Fernando Perales

Introducción

Si existe una película argentina que ha provocado un gran impacto en el público en los últimos años, ella es Nueve Reinas.
Probablemente la clave de su éxito resida en su capacidad para hechizar y atrapar al espectador, recuperando la magia propia de los viejos y clásicos relatos literarios del pasado.
Una historia sencilla, puesta en escena por medio de una narración sólida y perfectamente armada son los atributos más relevantes de Nueve Reinas.
En las páginas siguientes, intentaremos revelar las misteriosas razones del éxito artístico y popular de la ópera prima de Fabián Bielinski.

El narrador, siempre

Antes de comenzar con el análisis de la historia de Nueve Reinas, es necesario aclarar que no hay historia sin una instancia que la articule y la ordene. A su vez, de esa organización expositiva, cronológica o anacrónica, surge un sentido posible. Una historia siempre esconde un relator, un narrador que construye el relato.
Más o menos visible, esa función se halla presente, veladamente o de manera evidente. En Nueve Reinas, el relato, el trabajo del narrador cumple un rol fundamental ya que de sus decisiones depende en gran medida el sentido de la obra.
Podemos identificar esta labor del narrador y de su forma de armar el relato, a través de dos elecciones fundamentales: la primera, dónde empezar a contar, y la otra, dónde cerrar el relato de los hechos.
Porque, la decisión acerca de dónde dar corte y cierre al relato influye enNueve Reinas de manera insoslayable. Con esto quiero decir que si el film se cerrara luego de la escena del banco, más el posterior vagabundeo melancólico y apesadumbrado de Juan, sería una película diferente y con otro significado. La incorporación de ese desenlace, con su inesperada e insospechada revelación, transforma todo el desarrollo anterior generando una película distinta.
Ese desenlace resignifica por completo la narración precedente, alterando todo lo que el espectador entendía hasta ese momento de una manera determinada, propiciando en razón de ese develamiento un nuevo sentido.
Sin la última escena, la serie de causalidades que mueve a la historia 1, (la venta de las estampillas al gallego) es distinta a la serie causal de la historia 2 (la venganza orquestada a través de la venta apócrifa). En base a la escena final, todas las razones y causas que mueven a la historia 1 se redefinen.
El sentido del film también se duplica. Si no se le revelara al espectador que todo es un plan para vengarse de Marcos, uno podría entender que Nueve Reinas, a pesar de su apariencia, es una película política, que a través de su intriga y sobre todo de su falso final, retrata acertadamente la frágil estabilidad económica y financiera a la que se encuentran sometidos los argentinos por culpa de los manejos de los bancos (luego de la experiencia del “corralito financiero” de Domingo Cavallo, la película adquiere también otro sentido). La conclusión que uno podría sacar luego del falso final es que, no importa cuan inteligentes sean tus estrategias y trucos para estafar ya que siempre hay en este país poblado de una numerosa variedad de delincuentes, un enemigo peor que puede ser un banco o el Estado, frente a cuyo poder “no hay nada que hacer”.
El desenlace verdadero no anula esa lectura politizada, como podríamos llamarla, sino que la reformula y la integra en la lógica del plan de Sebastián, como si dijéramos “es verosímil que en la Argentina un banco quiebre y te cuelgue con toda la plata adentro”. Por eso el personaje de Ricardo Darín acepta su suerte y ni siquiera se queja o patalea en contra la irreparable evidencia de la quiebra del banco. Es así, Argentina es así.

Caja de herramientas

·          Tesis sobre el cuento

Dice Ricardo Piglia, en “Formas Breves”:

“El cuento clásico (Poe, Quiroga) narra en primer plano la historia 1 y construye en secreto la historia 2. El arte del cuentista consiste en saber cifrar la historia 2 en los intersticios de la historia 1.”

“Un relato visible esconde un relato secreto, narrado de un modo elíptico y fragmentario.”

“El efecto de sorpresa se produce cuando el final de la historia secreta aparece en la superficie.”

“El cuento es un relato que encierra un relato secreto. No se trata de un sentido oculto que depende de la interpretación: el enigma no es otra cosa que se construye de modo enigmático. La estrategia del relato se pone al servicio de esa narración cifrada. ¿Cómo contar una historia mientras se está contando otra? Esa pregunta sintetiza los problemas técnicos del cuento. Segunda tesis: la historia secreta es la clave de la forma del cuento y de sus variantes.”

·          Nuevas tesis sobre el cuento

“El relato se dirige a un interlocutor perplejo que va siendo engañado y que termina perdido en una red interminable de hechos inciertos…”

“Lo que comprende, en la revelación final, es que la historia que ha intentado descifrar es falsa y que hay otra trama, silenciosa y secreta, que le estaba destinada.”

“(…) el final hace ver un sentido secreto que estaba cifrado y como ausente en la sucesión clara de los hechos.”

El esquema propuesto por Piglia para analizar el cuento clásico, es también útil a la hora de encarar el estudio de la construcción narrativa de Nueve Reinas. En efecto, esta presenta los elementos fundamentales de la forma narrativa breve: un relato que en realidad condensa dos historias, una presentación de los hechos engañosa o que por lo menos disimula lo que realmente es, y un final que revela la trama verdadera de los hechos.
En Nueves reinas la historia 1 es encarnada por el relato de la venta de estampillas falsas al empresario español, puesta en marcha a partir del encuentro casual entre un principiante y un timador experto.
Cuando se llega al desenlace, el espectador descubre que ha sido burlado, dándose cuenta de que la historia de los dos delincuentes que estafan a un inocente filatelista es en realidad la historia de una venganza familiar, llevada a cabo a través del señuelo de la venta de las “Nueve Reinas”.
Con la resolución final todo cambia de sentido y aparece otra película. Hemos visto dos películas. La primera, cuenta la estafa; la segunda, relata cómo por medio de esa operación falsa se engaña al personaje de Marcos.
Es justamente en el hecho de que no se pueda intuir la historia 2 en ningún momento, donde reside el encanto y la seducción del film. El espectador disfruta de ese estratagema narrativo que tan fácilmente lo ha engañado, envolviéndolo en una trama narrativamente perfecta y exquisita.
Ese engaño hacia el espectador duplica y refleja hacia el exterior del film, toda la serie de hechos y acciones engañosas y falsas, de personajes que todo el tiempo juegan a ser lo que no son. El relato de Nueve reinas también se hace pasar por lo que no es.
Nueve reinas
resalta la importancia de la función del narrador, ya que del modo en que éste decide ordenar y exponer los hechos de la historia, depende el efecto que el relato produce sobre el espectador. Quiere decir que no resulta indiferente la construcción de la trama de la narración, ya que sobre ella descansa gran parte de la significación, el atractivo y el sentido del film. Aunque este es un hecho claro, Nueve Reinas lo remarca especialmente.

Acerca de cómo hacer comprensible una historia

Cuando un guionista se pone manos a la obra para empezar a trabajar sobre el guión de un film, va sumándole al desarrollo de la historia hechos, personajes y situaciones de manera tal que el relato cobre riqueza, complejidad e integridad. Es decir que apunta a dotar al mundo presentado en la ficción de una estructura coherente, basada en el perfil de los personajes y en los actos y los hechos dentro de los cuales se ven involucrados. En definitiva, la narración debe ser compleja y coherente, por lo menos consigo misma.
Este proceso es llamado por algunos teóricos “siembra de información”. Información que me permita conocer y comprender por ejemplo, el carácter y las motivaciones que tienen los personajes para hacer lo que hacen, información que me ayude a seguir y entender la historia narrada.
Respecto a la siembra de la información en Nueve Reinas podemos decir que el sentido de la misma se altera como ya hemos dicho luego del desenlace. El significado y la función narrativa de todos los hechos de la trama es trastocado y donde el espectador veía una cosa, ahora ve otra. Veamos los ejemplos. Antes una aclaración: llamaremos historia 1, primera visión o lectura inicial al relato desarrollado prescindiendo del desenlace, e historia 2 a la que lo contiene.

  1. El primer dato que tenemos, y a partir del cual se genera la relación de complicidad de Juan y Marcos, parece ser el de un encuentro fortuito e inesperado para ambos. En la segunda versión eso cambia completamente y aquello que parecía casualidad se convierte en el primer paso de la emboscada que se le tiende a Marcos. Juan sale a la búsqueda de Marcos, sale a tentarlo, a seducirlo. Provoca el cruce y fuerza la relación.
    En esta misma escena, la que transcurre dentro del minimercado, comienza la caracterización de ambos personajes a través de dos acciones que luego se repetirán infinidad de veces a largo del film, no solo realizadas por los dos co-protagonistas sino también por el resto de los personajes. La trampa, el truco sutil, la simulación y el hacerse pasar por otro se multiplicarán por toda la historia.
  1. Conjuntamente en estas primeras escenas se brindan las pinceladas iniciales de la caracterización de ambos personajes: nos encontramos ante delincuentes tramposos, “descuidistas” dedicados a sutiles estafas de mayor o menor cuantía económica, pero de rasgos opuestos: uno experimentado, seguro de sí mismo y de su capacidad operativa frente al otro, mucho más joven, proclive a malograr sus robos por falta de pericia y exceso de juventud. En base a estos perfiles contrapuestos, se establecerá un vínculo laboral y de complicidad, en el cual la función de jefe de Marcos se superpondrá a la de maestro.
    En contrapartida a Marcos, Juan aparece pintado como un segundón inexperto y torpe, empequeñecido frente a la figura dominante de un Marcos sabio y que deslumbra con el manejo del oficio delictivo. Pero en una segunda lectura, se revelará que la caracterización de Juan/ Sebastián era sólo un espejismo para engañar a Marcos, ya que él será el cerebro detrás de la compleja representación de la venta de las estampillas falsas a un comprador falso.
    También tendremos información, luego del robo a la tía a través del portero eléctrico, sobre el carácter de ambos: Marcos será inescrupuloso y no tendrá reparos en robar a un mozo o a una tía confiada y descuidada. En cambio, Juan se sentirá incómodo y pondrá reservas respecto a sus posibles víctimas.
    Se expondrán las diferentes motivaciones que mueve al robo: Juan manifestará que él lo hace por amor a su padre, quién necesita el dinero por razones que en un principio no se mencionan. De esta manera se justificará el interés posterior de Juan por intervenir en la operación de las Nueve Reinas.
  1. Volviendo al tema de las causas que mueven la historia dijimos que la escena final abría dos series distintas: en la primera historia, las acciones se mueven por la ambición de Marcos, quien cree que esa venta es una posibilidad única e irrepetible. En cambio, Juan se une al proyecto para ayudar a su padre, por razones que en un principio no son explicadas claramente. Recién en la escena de la cárcel se expondrá el por qué de su necesidad de ganar mucho dinero.
  2. En la segunda versión, tras el desenlace todo se reestructura, la motivación paterna está, pero a ella se le suma la búsqueda de venganza por parte de Valeria como motor para generar todo ese brillante ardid contra Marcos.

Respecto al análisis de la información debemos recordar que la misma debe colaborar en el armado de la representación del mundo ficcional del film, resultado éste, no solo de lo que se muestra y se escucha (información auditiva y visual) sino también del modo en cómo se presentan estos mismos materiales. Todo debe apuntar hacia la idea conceptual, es decir hacia las ideas que el film expresa, de manera voluntaria o involuntaria. Cada información brindada es la base excluyente del sentido y el significado de la obra; a esto se suman las estrategias a través de las cuales se comunica la historia al espectador (relato).
Todo se articula y ordena con la mente puesta en un objetivo final. Las informaciones son premisas que van a servir de sustento y justificación a una conclusión final. Para comprender el uso que se hace de la información sembrada se debe desentrañar qué objetivo debe cumplir o a qué efecto están supeditadas.
Analizar la información es al mismo tiempo interpretarla, sabiendo que es parte esencial de un sistema significativo que apunta en cierta dirección para la creación de un determinado pero no único sentido. Con una imagen de ese superobjetivo, ordeno, clasifico y le doy sentido y funcionalidad a cada detalle que se me comunica a través de los vericuetos del relato.
En “Nueve Reinas” los objetivos que la siembra de información debe satisfacer son varios:

  1. En primer lugar que la lógica del desarrollo de la historia 1 (la venta de las estampillas) resulte coherente en sí misma, progresando a través de una serie de causas y motivaciones justificadas en función de un objetivo (se roba en el caso de Marcos porque ése es su trabajo e interesa esta operación porque es algo irrepetible; para Juan la motivación es ayudar al padre, aunque mucho no le agrade la cuestión).
  2. Al mismo tiempo, Marcos no debe intuir que se trata de una trampa, de la cual él es la victima.
  3. La información debe presentarse también de tal manera que tampoco el espectador se dé cuenta de que lo están engañando, contándole la historia de una venta de estampillas en lugar de la historia de una venganza familiar.

En la interpretación de la información influye nuevamente la formulación del desenlace. Por ejemplo, el encuentro de Juan y Marcos en el minimercado en un primer momento parece casual y fortuito, en la relectura se entiende que Juan va al encuentro de Marcos, tentándolo con el truco que le hace a la cajera.
Juan se muestra entusiasmado por la fabulosa operación de las “Nueve Reinas” mostrándose ansioso por participar, cuando en realidad para él no hay sorpresa ya que él es quien esta detrás de todo el plan.
El robo de las estampillas a manos de los motociclistas en un primer momento es una fatalidad casi insalvable, pero en realidad es la condición para que Marcos tenga que movilizar su propio dinero para invertirlo en la compra de los originales que posee la hermana de Sandler.
Lo que Juan le hace a Marcos es quitarle la cartera de las manos voluntariamente, como antes se lo ha hecho a la mujer en el ascensor.

La cambiante personalidad de los personajes

Otra vez tenemos aquí la dicotomía y la doble lectura que impone el desenlace a las informaciones que exponen el carácter y la caracterización de los personajes. Sobre todo en cuanto a Juan, ya que la escena final trastoca todo cuanto se ha mostrado de él y de su carácter. Si en la historia 1, Juan es un delincuente inexperto o carente de la pericia suficiente para desempeñar su oficio, lleno de escrúpulos y remordimientos de conciencia ante algunos delitos que se ve obligado a cometer ( el robo a la tía) o demuestra indignación por la forma en que Marcos arregla los porcentajes con Sandler, tras el desenlace y la nueva lectura, parte de este dibujo se transforma.
En primera instancia, no se trata de un delincuente, ya que se mueve impulsado por el afán de una venganza familiar justa y no por tener el robo como fuente de recursos y subsistencia como Marcos, quien roba y engaña por pasión y necesidad económica. Si Juan comete un delito, aunque la trampa a Marcos no lo es ya que es una ajuste de cuentas familiar, lo hace por amor a Valeria y su padre. Podemos decir que en ambos casos se actúa por pasión; pasión al dinero y pasión por los seres queridos.
En cuanto a Valeria, el odio y el rencor hacia su hermano, justifica las reacciones que ésta tiene frente a él en el hotel, a pesar de que en realidad se alegra de verlo allí ya que eso significa que su plan marcha sobre ruedas. Ese odio justifica también su participación en la operación diseñada por Juan.
Para cerrar podemos decir que Juan comparte con Marcos y el resto de los personajes una notable para capacidad para representar el papel de otro, para hacerse pasar por quienes no son. La mayoría de los personajes juegan a disimular y engañar, algunos por motivaciones nobles y justas (Juan, Valeria, Sandler Greta y demás cómplices) dentro de trama engañosa. Todo en el film, aún el film mismo juega ser lo que no es.

El engaño perfecto a un espectador muy precavido

En cuanto a la posibilidad de intuir que se trata de un arreglo entre Juan y Valeria, ninguna de las informaciones dadas nos puede permitir afirmar tal cosa, incluso si el desenlace no existiera a nadie se le ocurriría pensar en algo parecido. Es justamente esa capacidad para disimular que posee el relato, (capacidad que comparte con todos los personajes de la película) a la cual se suma ese sorpresivo desenlace, el gran atractivo de Nueve Reinas. El espectador reconoce que se lo ha engañado imperceptiblemente y disfruta de ese hecho. Podría decir, parafraseando a Juan en el estacionamiento “ME HIZO UN TRUCO, ME HIZO UN TRUCO” o “DEBERÌA HABERME DADO CUENTA QUE ME HACÍAS UN CUENTO” pero Marcos le responde de “ESO DEPENDE DE QUIEN LO HACE”, en este dialogo se encuentra representado la relación del espectador con el film.
Si en Nueve Reinas existe un víctima verdadera, alguien contra quien se ha realizado un com-PLOT (PLOT es el nombre que se utiliza en el cine americano para decir TRAMA) insospechable y perfecto, ése es el espectador, ya que para éste resulta imposible advertir el trasfondo real de la maniobra oculta tras la venta de esas estampillas. De este hecho surge también el placer y el encanto que genera el film. El espectador reconoce la inteligencia de la estrategia narrativa que lo ha llevado de las narices a través de una historia que, como todos los personajes y actos que la conforman, juega a hacer representaciones de lo que no es.
——————————————————————————–

Ficha técnica

La historia de Nueve Reinas es sencilla. Juan y Marcos (Gastón Pauls y Ricardo Darín respectivamente) son dos estafadores que se conocen una noche por casualidad y deciden trabajar juntos durante 24 hs. Durante ese día tendrán la oportunidad de dar el golpe de sus vidas, vender unas estampillas falsas, las “Nueve Reinas”, en una suma millonaria a un filatelista desprevenido.
Gracias a una serie de maniobras conseguirán realizar la operación. Pero no todo es lo que parece. Lo que en realidad parecía ser un engaño a un tercero cualquiera es -en realidad- la trama perfecta de una trampa para recuperar el dinero de una herencia familiar que Marcos le ha robado a sus hermanos.

Fecha de Estreno: 31 de agosto de 2000
Dirección: Fabián Bielinski
Guión: Fabián Bielinski
Intérpretes:
Ricardo Darín: Marcos
Gastón Pauls: Juan
Leticia Brédice: Valeria
Tomás Fonzi: Federico
Elsa Berenguer: Berta
Roly Serrano: Castrito
Celia Juárez: Sra. Sandler
Antonio Ugo: D’Agostino
Alejandro Awada: Washington
Ignasi Abadal: Vidal Gandolfo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s