Una pesquisa sobre las propiedades sonoras de los cuerpos materiales: “Rubber hammer” de Peter Gossweiler.

Oct 30 2010

Resultado de su estadía en una residencia de arte en los Estados Unidos, durante la segunda mitad del 2009, esta pieza de video del brasileño Peter Gossweiler, resume las constantes de su creciente producción de video.

Nacido en Porto alegre, vive actualmente en Florianópolis, Gossweiler, es baterista, productor y promotor cultural. Durante los últimos años llevó adelante el Festival Musica Livre, en Florianópolis, destino ineludible y necesario para músicos experimentales latinoamericanos, europeos y japoneses si se encontraban de gira por Brasil y America del sur. Actualmente dirige la productora Internacional Noise Exchange, junto al músico Bata, uno de los exponentes más destacados y meticulosos del harsch noise de Brasil.

En las últimas semanas, algunos de los trabajos de video de Gossweiler, producidos en esa residencia, fueron convertidos en Elemento cultural intangible, por la UNESCO.

En conversaciones con él y atestiguado por su trabajo sonoro y visual, entiendo que el interés de Gossweiler, está centrado en muchos casos, en perseguir y registrar la sutileza de variaciones sonoras microscópicas y en la atención a los  resultados producidos por  la subjetividad de la performance física del ejecutante, ya sea sobre instrumentos musicales u objetos sonoros en general.

La obra Rubber Hammer recoge una intervención física sonora sobre una escultura de grandes dimensiones llamada Aurora del artista americano Del Geist, ubicada en el complejo UNESCO-Djerassi, Woodside, California, constituida por grandes placas de metal, algunas de ellas de 3 metros de altura.

Gossweiler dice “La historia de este video surge del intento de capturar el sentido sonoro del metal. Un personaje (yo) busca captar el sonido de esta escultura y percibir sus vibraciones en sus diversas facetas, ya que son muchos ángulos y planos que suenan distinto. Con el martillo y la ropa roja parezco el Chapulín colorado haciendo cosas cómicas. Con esto me refiero a la sensación de buscar sonidos como algo infantil y heróico. Existe mucho respeto por la escultura, a pesar de estar usando un martillo contra ella. En el final de video, el martillo cae de mis manos. Fue algo natural y fue la primera vez que pasó y la última. Lo usé como un final natural para el video y pienso que también demuestra que entre la escultura y yo, el martillo de goma era el personaje responsable por el ruido. El final es la sombra mi mano intentando agarrar en vano el martillo”.

Adivinando las propiedades sonoras de una obra que debería percibirse visualmente,  la intervención física de Gossweiler extrae de su silenciosa inmovilidad a la escultura para reintroducirla en el universo de los objetos animados y canoros.

Música, video y performance: Peter Gossweiler.
Fotografía: Jang Suk Joon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s